Zinedine Zidane no ha cambiado de opinión. Aunque el equipo ha recuperado su mejor nivel y se mantiene vivo en la pelea por todos los títulos, el técnico sigue creyendo que, de cara al futuro, resulta indispensable el fichaje de un nuevo centrocampista. Ni siquiera la explosión de Fede Valverde, jugador que ya ha demostrado una sobrada capacidad para militar en el Real Madrid, ha logrado variar sus planteamientos.

Y más o menos igual de claro tiene Zizou que el jugador que debe sumarse al proyecto no es otro que Paul Pogba. Así lo confirma hoy en su portada el diario Marca. Según este rotativo, el preparador francés ha instado a la directiva a hacer todo lo posible por reclutar al futbolista del Manchester United. «Considera que el Madrid se lo debe tras el esfuerzo que hizo volviendo en marzo, ya que la única petición expresa que realizó a la hora de confeccionar la plantilla fue la de su compatriota», explica.

Aunque valora sus cualidades, la entidad merengue no termina de ver con buenos ojos la contratación de Pogba. Los dirigentes no saben cómo podría encajar en una plantilla que acaba de hacer hueco al citado Valverde y que, además, esperar hacer lo propio con el emergente Martin Odegaard. Igualmente, consideran que tanto su precio, superior a 120 M€, como su ficha, de unos 16 M€ por curso, resultan excesivos.

Por eso, porque su visión es bastante distinta a la de Zidane, la directiva mantiene en cartera a otros tres centrocampistas con un corte diferente y, sobre todo, con un precio sensiblemente inferior: el holandés Donny van de Beek (Ajax de Ámsterdam), el español Fabián Ruiz (Nápoles) y el danés Christian Eriksen (Tottenham). Especialmente atractivo resulta este último, ya que al acabar contrato en junio y no tener intención de renovarlo, su desembarco en enero implicaría un coste relativamente bajo o nulo en caso de posponer su llegada hasta junio.