El Real Madrid ha terminado apostando por Thibaut Courtois para defender la portería blanca y eso a Keylor Navas le supuso replantearse continuar en la entidad madridista. Se despidió del Santiago Bernabéu al término de la liga pero al parecer, sólo era durante las vacaciones.

El meta costarricense tiene en mente seguir en el Real Madrid, según cuenta As, aceptando a medias el rol de segundo portero. Zinedine Zidane lo dejó claro al principio, no imaginándose entonces la postura que Keylor adoptaría: «La situación de la portería este año estará clara», comentó. Lo cierto es que las ofertas que llegaron en su momento no eran del agrado de Navas y ahora las mismas escasean.

Toda postura adoptada por el club y el entrenador es cierto que repercute en el estado anímico del tico, quien, pese a haber disfrutado del permiso para incorporarse a la pretemporada en Montreal el mismo martes por su propia cuenta, lo hizo a las 02:00 de la madrugada en lo que puede considerarse como una propuesta de rebeldía. El motivo era que se encontraba en Costa Rica y le hacían librarse de coger dos vuelos. Pese a perderse la cena de equipo, acudió al entrenamiento matutino al igual que el resto.

Es el reencuentro Keylor-Zidane de estos primeros días en Canadá, durante los entrenamientos con el nuevo preparador, Grégory Dupont, el que marcará el nuevo papel del costarricense en el Madrid. Keylor avisó para Cope en marzo que «no quería pasar otro año así», de ahí que la incomodidad entre las partes (club, entrenador y jugador) se vaya a tornar complicada de seguir en las mismas condiciones durante el resto de la temporada.