Kaká aún no ha debutado esta temporada con el Real Madrid. Quien se lo iba a decir al brasileño cuando llegó al conjunto de Concha Espina de la mano de Florentino Pérez a cambio de 65 M€ después de convertirse en todo un ídolo en el Milan, con el que se alzó con un buen número de títulos e incluso logró llevarse el Balón de Oro en el año 2007.

El futbolista brasileño, que firmó su sentencia el 25 de abril en el partido de Liga de Campeones frente al Bayern Múnich –saltó al terreno de juego desde el banquillo y además de no aportar prácticamente nada falló uno de los penaltis de la tanda- ha sido vinculado con varios equipos durante el pasado verano, si bien ninguna posibilidad terminó de concretarse.

Ahora, el jugador de 30 años no tiene sitio en el esquema blanco, donde José Mourinho prefiere decantarse tanto por el alemán Mesut Özil como por el croata Luka Modric , por lo que a no ser que opte por una salida una vez se abra el mercado invernal el enero le espera una temporada muy larga en el banquillo del Santiago Bernabéu.

Sin embargo, el jugador intentará revertir la situación esta noche. Será en el trofeo Santiago Bernabéu frente al Millonarios, y si bien no se trata más de un amistoso que en poco o nada influirá en la decisión de José Mourinho, el que fuera internacional canarinho ve una rendija de luz bajo la puerta de la oscura situación que está viviendo.