El Real Madrid piensa competir por la Liga Española durante toda la temporada, sin perder la vista a la Champions League (donde manejan una situación delicada) y la Copa del Rey. Para ello necesitarán refuerzos. Los blancos lo han decidido: actuarán en el mercado de invierno. La zona principal que se quiere reforzar es el centro del campo. Desde el club consideran que sus integrantes habituales empiezan a sumar años, por lo que sería oportuno ir pensando en su relevo. Todos los focos apuntan hacia Christian Eriksen (27 años). El jugador ya se ha negado a renovar con el Tottenham, lo que facilitaría las cosas.

Según OK Diario, la llegada de Eriken al club sería ventajosa, pero también complicaría la situación de varios jugadores. Es el caso de Isco Alarcón (27 años), quien no está encontrando su sitio en la plantilla actual. El malagueño no cuenta como otros años para Zidane y por delante de él están otros jugadores. De terminar llegando el danés, significaría un muro más en el camino de Isco a la titularidad. Lo cierto es que en el último partido disputado ante el Granada, Isco salió a comerse el campo, con ganas de demostrar que está en condiciones más que suficientes para competir en este equipo.

Así las cosas, desde el Tottenham contemplan la situación como algo inevitable. La intención que manejaba Eriksen era la de esperar al Real Madrid hasta el mercado de verano. Una vez conocida la necesidad de los blancos para fichar al futbolista, éste ha tomado la decisión de salir en la ventana invernal. La cosa se pone aún mejor para ambas partes después del precio marcado para la salida del jugador. Al Real Madrid le costaría hacerse con Christian Eriksen, 25 M€. Un precio que la entidad madridista puede manejar cómodamente. En este escenario, Isco deberá plantearse salir para poder competir en la Eurocopa este verano.