Temporada tremendamente complicada la que ha protagonizado Isco Alarcón. El centrocampista andaluz ha mostrado un nivel muy por debajo de lo esperado y se ha perdido un buen puñado de partidos debido a la falta de confianza de Santiago Solari. Así, el argentino convirtió al de Arroyo de la Miel en un inquilino habitual del banquillo.

No cabe duda que el regreso de Zinedine Zidane al Real Madrid ha supuesto un notable soplo de aire fresco para el internacional español. Sin embargo, después de algunas de las actitudes mostradas por el futbolista durante la temporada las dudas acerca de su futuro están a la orden del día.

La confianza de Zidane en Isco en su primera etapa al frente de la escuadra merengue es indudable. Sin embargo, algunas cosas han cambiado desde entonces. Esto, unido a la importante cantidad que podría dejar en las arcas del club en caso de adiós y los rumores acerca de posibles incorporaciones para la medular (Paul Pogba, Cristian Eriksen, Miralem Pjanic…) convierten su futuro en una absoluta incógnita.

Tal y como recuerda El Bernabéu, los mensajes del entrenador francés no ayudan a desvelar las hipótesis. Clara muestra es su rueda de prensa de ayer, pues pese a que señaló que el malagueño «Es un jugador importante, me gusta», también reconoció que «Aquí hay muchos jugadores con los que el club puede hacer caja» al ser consultado por él.