Mañana por la mañana regresará el Real Madrid a la Liga, recibiendo al Levante en casa que en las últimas temporadas ha dado guerra en el Santiago Bernabéu por estas mismas fechas. Y lo hace Zinedine Zidane con la plantilla un tanto mermada por sus últimas lesiones, las de Luka Modric y Fede Valverde.

Se unen ambos en su convalecencia a Isco, también ausente. Aunque el entrenador francés recupera en ataque a Eden Hazard, que podría debutar. Casemiro viene de Brasil con Vinicius Junior, con bastantes kilómetros en la mochila mientras el PSG espera el miércoles. Así que el preparador galo deberá escoger cuidadosamente sus piezas.

El encuentro de mañana nos puede dar pistas para el de Champions League del Parque de los Príncipes. Toni Kroos es el único centrocampista puro fresco y jugará casi seguro. También podría tener cabida James Rodríguez, especialmente si se opta por el 4-3-3 y haría en este caso de volante.

Además del colombiano, Lucas Vázquez es otra posibilidad para minutos ante las bajas, si bien el gallego suele jugar más en banda. Un 4-4-2 podría ser una buena solución en ese caso, como ya viéramos en El Madrigal, con él y Gareth Bale en las bandas. De este modo se podría atenuar algo más el importante vacío que las lesiones dejan en la medular, aunque el galés no estará seguro por sanción.