El Real Madrid comienza esta nueva temporada en plena forma, con dos títulos bajo el brazo y una clara sensación de superioridad ante el FC Barcelona. Precisamente en ese doble duelo frente a los catalanes, en el cuadro blanco hubo un importante triunfador que fue Mateo Kovacic.

Su espectacular marcaje a Lionel Messi en ambos duelos asombró al mundo, y desactivó por completo la principal baza ofensiva del conjunto azulgrana. De manera que el combinado merengue ha tenido de golpe a un héroe inesperado, que la temporada pasada fue suplente habitual con 42 partidos jugados.

El croata no solamente se ha asentado como una alternativa válida para suplir a Casemiro, sino que puede provocar la salida de Marcos Llorente y hacerse con un puesto de más relevancia en el equipo. Una situación muy similar a la de Marco Asensio, autor de dos golazos y sin duda el hombre de la Supercopa de España.

El joven atacante balear pide a gritos un sitio en el once inicial en esta nueva campaña, si bien parece que con Zidane nadie tiene el sitio asegurado. Ahora este futbolista podrá aprovechar la ausencia de Crisitano Ronaldo en los 4 primeros partidos de Liga.