Las numerosas bajas con las que el Real Madrid afrontará en pocos minutos su compromiso de Liga ante el Espanyol han propiciado que Zinedine Zidane diera cabida en la convocatoria a Brahim Díaz, que apenas ha jugado 18 minutos esta temporada repartidos entre 2 encuentros.

El joven talento de 20 años tuvo protagonismo con el francés al finalizar la temporada pasada, dejando interesantes sensaciones en sus encuentros. Pero los fichajes de Eden Hazard y Rodrygo le cerraron las puertas en un conjunto merengue donde sigue empeñado en triundar.

Así, pese a pasar por las agendas de escuadras como Deportivo Alavés o el rival de este sábado, cuenta Marca que el futbolista mantiene su firme idea de seguir de blanco. Y por tanto descarta una salida incluso como cedido, para el próximo mercado invernal.

Todo ello pese a que el combinado de Chamartín también busca ingresos por ventas, y podría ser empleado para tal fin, al ser uno de los jugadores menos utilizados, como ocurre con Mariano Díaz.