Entre los futbolistas del Real Madrid que sacaron un notable partido de la Supercopa de España figura, sin duda, Mariano Díaz. Aunque su papel no fue tan destacado como el de Fede Valverde o Thibaut Courtois, los grandes triunfadores del torneo, lo cierto es que el delantero aprovechó la ocasión para reivindicarse y demostrar que aún no ha dicho su última palabra.

Inédito hasta la disputa de este campeonato, el dominicano tuvo al fin la oportunidad de acumular sus primeros minutos. Frente al Valencia, en semifinales, apenas fueron 7, pero en ellos ya pudo dejar claro que su compromiso con la causa se mantiene intacto. Seguramente por eso, en la final, Zinedine Zidane le dio la oportunidad de saltar a la cancha cuando el choque aún no estaba decidido. El ariete, consciente de lo mucho que se jugaba, se ofreció constantemente y no escatimó en esfuerzos, hasta el punto de dar una mayor sensación de peligro que el jugador al que había suplido, el serbio Luka Jovic.

Aunque no pudo redondear su actuación con un gol, el atacante ha logrado algo mucho más importante. Y es que, según cuenta Defensa Central, tras constatar que el futbolista sigue enchufado y que, tal vez, su concurso puede resultar necesario en determinados partidos, tanto el técnico del primer equipo como la directiva han decidido aparcar la opción de dar salida al ariete durante el mercado invernal.

Durante estas últimas semanas, numerosos equipos se habían interesado por la contratación del futbolista. Hasta ahora, los de Chamartín siempre habían respondido que solo aceptarían una cesión, pero tras lo ocurrido en la Supercopa, ya parecen tener claro que Mariano Díaz se quedará en la plantilla hasta, al menos, el término del curso.