«Fue un momento muy emocionante cuando Tite me llamó. Uno de los días más importantes de mi vida. Un sueño realizado. Sólo hubiera sido mejor si hubiéramos ganado. Perder contra Argentina que es nuestro más importante rival deja un sabor amargo en la boca. Pero es una alegría muy grande haber debutado con Brasil. Sólo de tener el honor de vestir la camiseta de mí país ya es suficiente para mí».

Así valoraba Rodrygo, en declaraciones para As, su debut con Brasil en el partido que la selección de Tite perdía ayer contra Argentina. El joven de 18 años debutaba en este encuentro con la canarinha, confirmando así un nuevo paso más en su ya meteórica carrera deportiva.

Con Neymar ausente, el extremo aprovechaba su oportunidad. Y mientras se va asentando en el once de Zinedine Zidane, ilusionando al madridismo con tomar el testigo de Cristiano Ronaldo, ha alcanzado ya la seleçao a una corta edad. Y todo ello sabiendo adaptar su juego a las necesidades de sus entrenadores, partiendo ahora desde banda derecha.

«No es secreto para nadie que a mí siempre me gustó más jugar por la izquierda pero ahora estoy adaptándome mejor a jugar también por la derecha. Sampaoli fue quien empezó a utilizarme más por la derecha en el Santos y ahora lo mismo con Zidane en el Real Madrid. Quizá por estar ahora más acostumbrado a jugar por la derecha yo en este momento me sienta más cómodo ahí, las cosas quizá salgan ya más naturalmente por la derecha, hacía tiempo que no jugaba por la izquierda. Es un poco difícil hablar sobre eso pero donde Tite quiera utilizarme, estaré listo», explicaba la nueva estrella de Brasil.