La situación de Andriy Lunin (20 años) con el Real Valladolid no parece ser la que el propio jugador esperaba. El guardameta ucraniano ya se hacía a la idea de su condición como titular, no obstante, no ha disfrutado de un sólo minuto hasta el momento. Es una situación que puede llegar a condicionar al joven futbolista, quien estaba decidido a realizar un buen papel con el Real Valladolid. A día de hoy, parece que todas las expectativas están puestas en Jordi Masip (30 años).

La situación tampoco agrada al Real Madrid. El club blanco cedió al jugador al Real Valladolid con motivo de acumular el mismo experiencia, a razón de ir creciendo también como futbolista con miras puestas al futuro en la casa blanca. Según Marca, el Real Madrid vigilará con atención el caso, porque la temporada pasada dejó una herida abierta que el club blanco no quiere que se repita con un portero con el que tienen grandes expectativas de futuro.

Lo que la entidad madridista quiere evitar que se repita a toda costa es, precisamente, la condición indiscutible de portero suplente que Lunin ya vivió durante su estancia en Leganés. La temporada pasada sólo jugó siete partidos, cinco de Liga y uno de Copa, con el conjunto pepinero. El tiempo dirá si el Real Madrid se ha condenado a sí mismo repitiendo una cesión frustrada.