El Real Madrid ganó con contundencia al Galatasaray (6-0) en el Santiago Bernabéu. Hacía tiempo que el aficionado madridista no vivía una noche así en la Copa de Europa. Seguro que ya las echaban de menos. Los blancos se colocan con 7 puntos en la fase de grupos cuando hace apenas unas semanas estaba peligrando su clasificación para los octavos de final de la Champions League. Todos los chicos de Zinedine Zidane participaron en lo que fue un fútbol de toque y asociación que quería el balón. Todos destacaron sí, pero Rodrygo Goes (18 años) maravilló.

El delantero brasileño parece contar seriamente para el técnico francés del Real Madrid, puesto que no es la primera vez que le regala la titularidad. No sorprendía ver a Rodrygo formando parte del once inicial, como tampoco era sorpresa volver a ver sobre el campo a Fede Valverde, quien cumple y trabaja cada vez que participa en el juego. Rodrygo abrió el marcador nada más arrancar el partido: doblete antes de los ocho minutos de juego. Las gradas ya empezaban a corear su nombre al unísono. «Cuando pisé el césped del estadio me imaginé a la gente gritando mi nombre», llegó a decir el atacante el día de su presentación. Sueño cumplido.

No se quedó ahí la cosa. Tan descarado como es, se anticipó para recuperar un balón y asistir a Karim Benzema, quien tras su doblete de anoche ha superado a Alfredo Di Stéfano (50 goles) en tantos anotados en competición europea. Al final del partido, el francés le agradeció la asistencia a Rodrygo regalándole otra que el brasileño aprovechó con sutileza. Hat-trick perfecto y nuevo récord que tumba el logrado por Kylian Mbappé hace unas semanas. Ante esta facilidad para el gol de Rodrygo (lleva 5 en 6 partidos jugados con la camiseta del Real Madrid, tanto en Liga como en Champions), cabe preguntarse si Vinícius quedará ahora relegado a un segundo plano.

Vinícius lleva tiempo intentando convencer al madridismo, quien le agradece con creces su compromiso en labores ofensivas, pero quien, a la vez, no termina de ver en el brasileño ese jugador de referencia en ataque que tanto se reclama en Chamartín tras la marcha de Cristiano Ronaldo. Lo cierto es que a Vinícius se le hace pequeña la portería cada vez que se planta ante ella. En el último partido liguero ante el Real Betis tuvo la oportunidad definitiva que le hubiera dado la victoria al conjunto blanco, pero no supo definir con certeza. Ante el Galatasaray, Zidane ni siquiera le convocó. Tal vez el madridismo haya encontrado en Rodrygo ese jugador decisivo que Vinícius, de momento, no llega a poder ser.