«Son 24 jugadores. Una parte de mi trabajo es elegir. Y eso es ingrato, siempre se queda gente fuera». Al término del choque de Copa del Rey, ante el Leganés, el técnico del Real Madrid, Santiago Solari, justificaba de esta forma el hecho de que en un partido en el que apostó por varios de los habituales suplentes no hubiese un hueco en el once inicial para el malagueño Isco.

Aunque el preparador argentino se escudó en la amplitud y calidad de su plantilla, parece claro que el centrocampista no es de su agrado y que, pase lo que pase, apenas le va a conceder opciones para reivindicarse dentro del terreno de juego. Sin ir más lejos, en este mismo partido, el de Arroyo de la Miel saltó al césped cuando solo quedaban 20 minutos para la conclusión del mismo y el marcador reflejaba ya un 2-0.

Lógicamente, el jugador vive la situación con preocupación y un creciente malestar. De hecho, al término del encuentro copero, Isco se dejó llevar por la frustración y dio un Me gusta a un mensaje de Twitter en el que un seguidor madridista criticaba a Solari por este motivo. Eso sí, acto seguido, el futbolista se dio cuenta de las complicaciones que podía arrastrar este gesto y dio marcha atrás.

Ya que no parece que el combinado de Chamartín vaya a facilitar su salida durante el mercado invernal, queda claro que habrá que esperar hasta verano para conocer si el centrocampista continúa vinculado al Real Madrid el curso que viene. En realidad, más que de él, todo depende de lo que ocurra con Solari. Si el técnico sigue al frente de la nave, su salida parece garantizada, de lo contrario, todo quedará a expensas de lo que opine el nuevo entrenador.