«Me pongo una nota de nueve porque he fallado algunos controles al inicio del partido, no me puedo poner un 10. El gol me da la vida.He empezado mal en el partido pero después me ido metiendo. He soñado con este momento durante todas las noches y ha llegado. Estoy muy contento». Exultante. Así se mostró ayer Takefusa Kubo al término del choque entre Real Mallorca y Villarreal. El japonés resultó decisivo para que los baleares obtuviesen una merecida y contundente victoria ante el submarino amarillo al anotar uno de los tres goles y participar en los otros dos.

Como cabía esperar, su fantástica actuación no ha pasado desapercibida para los medios que siguen la actualidad del club al que pertenecen sus derechos, el Real Madrid. De hecho, una información de la web Defensa Central explica que en el cuadro de Chamartín están visiblemente emocionados con el rendimiento que ha comenzado a ofrecer el nipón. «Va a ser una estrella y tiene que volver en la próxima temporada», aseguran fuentes cercanas a la directiva consultadas por este portal.

Aunque en el contrato de cesión firmado con el combinado insular existe una cláusula por la que los de Concha Espina podrían recuperar a Kubo en enero, la directiva tiene claro que lo mejor para todos es que el jugador permanezca en Son Moix hasta que concluya el curso. Es más, creen que el choque ante el Villarreal debe ser una lanzadera para un futbolista que hasta ahora venía jugando un papel algo secundario en los planes de Vicente Moreno. «Es el primer partido que ganamos con Kubo de titular. Es un gran jugador, que va a ser mejor. Hay que darle tranquilidad y que vaya creciendo. Viene aportando, ha aparecido más en ataque y en defensa de forma más constante. Ha jugado un gran partido», reconoció el preparador insular.

Reclutado por el Real Madrid el pasado verano, el mediático centrocampista japonés ha participado hasta la fecha en 10 partidos de Liga en los que ha sido capaz de acumular un gol y dos asistencias. Tras su brillante papel ante el Villarreal, el futbolista se marcha con su selección, por lo que habrá que esperar 15 días para ver si sigue llamando con fuerza a las puertas del Real Madrid.