El Real Madrid siempre ha pensado en Robert Lewandowski (31 años) para ocupar un puesto fijo en el ataque blanco. El delantero, por su parte, barajó muchas veces las opciones de mudarse a Madrid, por lo que la operación fue factible en numerosas ocasiones (2013, 2015 y 2018); fue el Bayern Múnich quien impuso su figura para obstaculizar las negociaciones entre entidad y jugador.

Según Bild, el ariete siempre había tenido la idea (desde que se enfrentó al Real Madrid vistiendo la camiseta del Borussia Dortmund) de acabar jugando en el Santiago Bernabéu; en el primer acercamiento, el jugador ya tenía pactado el fichaje con el Bayern Múnich, por lo que poco se pudo hacer al respecto. Más tarde, en los siguientes dos intentos, el club alemán consideraba clave su presencia en la plantilla, por lo que no estaba dispuesto a facilitar la salida del mismo. No fue fácil, la verdad. El futbolista, a día de hoy, sigue vinculado a la disciplina bávara y, además, con la probabilidad del terminar retirándose en el club.

La opinión de Robert Lewandowski ha cambiado: «No pienso en dejar el club. Es una opción retirarme en el Bayern», aseguró de manera tajante. Puede que gran parte de la culpa la tenga el aumento de salario que le ofreció el Bayern Múnich en su momento (16 M€ anuales). Incluso, tras esa subida, llegó otra, que aumentó sus ganancias de manera considerable. Tras ello, el Real Madrid jamás llegó a depositar una oferta por el jugador y tampoco le propuso un sueldo concreto, ya que la cúpula blanca no quería poner en peligro la gran relación que comparte con el Bayern.