El Paris Saint-Germain no se asusta a la hora de lanzarse para captar al que será su próximo fichaje. Efectivo tiene para ello. En este sentido y aprovechando el interés que ha tenido el Real Madrid durante el mercado de verano por Neymar (27 años), los parisinos han estado pretendiendo a Luka Modric (34 años) sin cansarse lo más mínimo. Desde Francia sabían que de marcharse el brasileño, el croata aportaría el nivel de calidad suficiente para hacer que no se notara la ausencia de Neymar. Pero uno no salió y el otro no llegó.

Según OK Diario, el Real Madrid conoció de primera mano el interés de los galos por Luka Modric. Intentaron hacerse con el croata hasta en tes ocasiones. Cuando los blancos contactaron con el PSG para entablar negociaciones por Neymar, el club francés aprovechó las conversaciones para hacer llegar la predisposición a unas negociaciones paralelas por el mediocentro. Igual que trascendió en su día el gusto de los parisinos por Vinicius, el del croata no tardó en plasmarse al poco de iniciarse los contactos entre ambas directivas. Desde los altos cargos madridistas empezaban a ver por acabado el ciclo de Modric en el club, por lo que pasaron la iniciativa a Zinedine Zidane. Él decidiría.

Y así fue, Zidane decidió. Tras no verse muy agitada la cúpula blanca, el técnico tuvo que responder al respecto: «No, no y no», respondió el entrenador galo con decisión. Tres veces lo intentó el PSG, tres veces evitó la salida del futbolista Zidane. Hizo lo propio con un jugador que él considera indispensable en la plantilla y para sus planes a lo largo de la temporada. De esta forma, el PSG terminó desentendiéndose de la idea. Finalmente, Luka Modric continúa en el club blanco, con el cual ha logrado su primer gol de la temporada ante el Granada tras recuperarse de una lesión que le dejó fuera alrededor de un mes.