Además de para levantar la moral del equipo y pelear por la segunda plaza de la Liga, el final de la actual temporada debería servir para que los muchos jugadores que no tenían garantizada su continuidad en el club hagan méritos y le demuestren al nuevo técnico de la entidad, el galo Zinedine Zidane, que siguen teniendo espacio en el futuro del Real Madrid.

De esos 9 futbolistas, al menos cuatro (Isco, Marcelo, Keylor Navas y Marco Asensio) se han visto ya favorecidos con el retorno del preparador francés y es muy posible que a poco que ofrezcan un nivel aceptable su venta sea desestimada. Más complicado resulta el caso de Gareth Bale. El galés agradeció el detalle de Zizou de darle la titularidad el pasado fin de semana, pero lo cierto es que su entorno no se fía y teme que este inesperado apoyo tenga como objetivo el de lograr su revalorización de cara a una futura venta.

Por su parte, entre quienes lo tienen mucho más complicado para seguir figuran Fede Valverde, Marcos Llorente, Dani Ceballos y Marcos Llorente. En todos estos casos, será su rendimiento en lo que resta de curso el que determine su futuro, aunque parece también claro que no todos ellos gozarán de los minutos oportunos para reivindicarse. De cualquier modo, y según completa el diario As, la única baja que puede darse ahora mismo por segura es la de Jesús Vallejo, futbolista que no ha logrado asentarse en el primer equipo y que tras el ya confirmado desembarco del canarinho Eder Militao (procedente del Oporto) se ha quedado sin opciones de buscar su sitio.

Por si fuera poco, Zidane también tendrá que valorar si hace hueco en su plantilla a Raúl de Tomás, ariete que está haciendo méritos más que sobrados con el Rayo Vallecano (11 goles en 25 partidos) para contar con la oportunidad de mostrar su valía, al menos, durante la pretemporada.