Es innegable que el impulso en la carrera deportiva de Sergi Roberto vino propiciado por Luis Enrique. El canterano del FC Barcelona había demostrado tener calidad con el cuero bajo sus dominios, pero no fue hasta la llegada del asturiano que cogió los galones que tanto necesitaba. De hecho, su irrupción de manera notoria en el cuadro culé llegó en la campaña 2015-2016, segundo año de ’Lucho’ al frente del Barça.

La escuadra blaugrana llegada de conquistar su segundo triplete de la historia, que, finalmente, derivaría en cinco títulos de los seis que hubo en juego en 2015 (la Supercopa de España fue a parar a las vitrinas del Athletic Club). Sergi Roberto se convirtió en el comodín de Luis Enrique, ya que se desenvolvió en todas las posiciones del centro del campo, además de darle descanso en más de una ocasión a Dani Alves en el lateral.

Tras la marcha del brasileño en 2016, se convirtió en titular indiscutible en dicha demarcación (Douglas ni estaba, ni tampoco se esperaba que fuese a reclamar su sitio). Con la salida de Luis Enrique, llegaba el turno de Ernesto Valverde. El ’Txingurri’ decidió reforzar el carril derecho de la zaga del Barça, todo ello con la incorporación de Nélson Semedo. Aun así, se acabó decantando por Sergi Roberto en la mayor parte de las citas importantes de los de azul y grana.

Llega la campaña 2019-2020, que supondrá tercera de Valverde al frente del navío blaugrana. Después de la prueba de pretemporada ante el Chelsea, el míster reconoció que no descarta la posibilidad de emplear a Sergi Roberto en la medular, en concreto como interior (cabe precisar el mensaje que lanzó hacia Ivan Rakitić). No cabe duda que el canterano tiene problemas, como es obvio, en el lateral porque no se caracteriza por su velocidad.

Aun así, ha sabido paliar dichos contratiempos con una gran destreza táctica, al tiempo que aporta una salida de esférico exquisita merced a su talento natural. Igualmente, una vez que agarra el esférico y toma la decisión de arrancar, resulta realmente complicado frenar a Sergi Roberto. Si no, qué le pregunten a Marcelo instantes previos de la diana decisiva de Leo Messi en aquel Clásico del mes de abril de 2017 (2-3 para los culés, pero LaLiga sería blanca). ¿Se asentará Sergi finalmente en el centro del campo del FC Barcelona de la mano de Valverde? Si fuera así, tal vez Ernesto confíe en Moussa Wagué como recambio de Semedo en el perfil diestro de la defensa.