La marcha de Federico Fazio puede dejar un hueco en el Sevilla comparable al de Ivan Rakitic. El argentino se había convertido en esa pieza indispensable para todos los equipos, aquella sin la cual es difícil llegar a la cima, un líder defensivo. Al argentino le costó asentarse, pero finalmente se convirtió en lo que sus cualidades le tenían reservado.

El central albiceleste nunca ha tenido el mismo nombre que otros, siempre ha estado infravalorado, sobre todo en su selección. Sin embargo, su actuación de la pasada campaña no ha pasado desapercibida. Eso, unido a su ganga de clásula de rescisión (10 M€), ha acelerado una salida repentina.

A pesar de no ser oficial, en la capital andaluza ya le dan por perdido, y como es lógico, ya le están buscando sustituto. La calidad del sudamericano, aumenta la dificultad de reemplazarle, pero la dirección técnica sevillista es experta en estas situaciones. De hecho, según cuenta ABC de Sevilla, Monchi ya tiene un nombre sobre la mesa.

Se trata de Álvaro Domínguez, un viejo conocido de la Liga BBVA. El español tiene dos años de contrato en el Borussia Mönchengladbach, pero no vería con malos ojos la opción del Pizjuán. No obstante, aunque el ex rojiblanco sabe del interés de los nervionenses, todavía no ha habido contacto entre los clubes.