Desde que arrancó la temporada, el técnico del Sevilla, el soriano Pablo Machín, deja caer siempre que tiene ocasión que la defensa es una de las demarcaciones de su equipo que anda corta de efectivos. El irregular rendimiento de Joris Gnagnon ha provocado que, a día de hoy, el preparador solo pueda contar con Daniel Carriço, Simon Kjaer, Sergi Gómez y Gabriel Mercado para cubrir el eje de la zaga.

Como cabía esperar, la directiva hispalense ha tomado buena nota de las peticiones de su entrenador y ya se ha puesto manos a la obra con el objetivo de subsanar esta deficiencia. Durante las últimas semanas, los medios han señalado a los españoles Iván Marcano (AS Roma) y Fernando Calero (Real Valladolid) o al portugués Domingos Duarte () como alternativas, pero lo cierto es que existen más opciones.

De hecho, en su edición de hoy, el diario Estadio Deportivo desvela que los ojeadores andaluces no pierden de vista a Pablo Martínez, experimentado defensa francés (de 29 años) que milita desde hace un par de temporadas en el Estrasburgo (acumula 45 partidos oficiales, 2 goles y 2 asistencias).

De origen español, el versátil central (puede actuar también como lateral zurdo) pasó por la cantera del Real Mallorca (entre 2007 y 2009) antes de dar continuidad a su carrera en un fútbol galo en el que se ha consolidad como un defensa solvente y competitivo. Ya que su contrato acaba el próximo mes de junio, el jugador podría cambiar de aires en enero por una cantidad sin duda asequible.