El centrocampista galo se encuentra realizando un extraordionario Mundial en Rusia bajo la dirección de Didier Deschamps, y es catalogado como uno de los principales responsables de que Francia haya alcanzado la final de la competición. A falta de resolver ese duelo final que le enfrentará a Croacia por el cetro del mundo, el jugador tiene numerosos admiradores en el mercado, donde se han destacado a tres: Real Madrid, FC Barcelona y PSG.

Sin embargo, fuentes del conjunto azulgrana han confirmado a diario AS su imposibilidad para acometer un traspaso por el que pugnan al alza tanto los blancos como los parisinos: «Es muy bueno, nos daría muchas cosas, pero acabará en el Madrid o en el PSG. Ahí no tenemos nada que hacer». De esta forma, la batalla a tres bandas se habría quedado ya en un pulso de dos que promete traer novedades en el mercado.

De hecho, los múltiples cambios que plantea el nuevo Chelsea pueden traer consigo la salida de un N’Golo Kanté que llegó a Londres convencido por Antonio Conte y que podría hacer las maletas tras este. Los blues están cerca de completar también el traspaso de Jorginho, por lo que hay un overbooking en el centro del campo que puede conllevar la despedida de un futbolista que es considerado por muchos como elemental.

El francés ha demostrado ser el jugador que todo entrenador querría tener, de ahí que se le haya situado como una de las peticiones de Julen Lopetegui a Florentino. Con un pulmón sobre el campo que pueda complementarse con Casemiro, el Real Madrid prometería crear un muro infranqueable, una barrera en el que los ataques rivales estarían llamados a chocar. Por lo tanto, es probable que los merengues centren parte de sus esfuerzos en tratar de arreglar este gran movimiento una vez que concluya la cita mundialista.