El Villarreal ha sido uno de los inesperados agitadores del mercado estival. Sorprendentemente, y aunque el club de Catellón nunca se ha caracterizado por sus grandes inversiones, ha sido el cuarto conjunto que más dinero ha gastado, superando incluso al FC Barcelona, con un total de 46,2 M€ en fichajes.

El submarino amarino ha incorporado a once caras nuevas, por lo que ha renovado a la mitad de su plantilla. Esto supone un récord en la historia del equipo. El Periódico Mediterráneo recuerda que ni en la temporada del primer ascenso a Primera llevó a cabo una inversión tan importante e incorporó a diez futbolistas, uno menos que este verano.

Eso sí, algunas llegadas, como las de Mariano Barbosa o Alphonse Areola han estado provocadas por la grave lesión de Sergio Asenjo, que se prevé que vuelva a ser titular en la portería al recuperarse. Aunque las posición más reforzada ha sido la de delantero. La responsabilidad goleadora del cuadro que dirige Marcelino recaló el año pasado en Luciano Vietto. Pese a que no es un delantero nato, anotó 12 tantos.

El argentino se marchó al Atlético de Madrid, que pagó su cláusula de rescisión, y desde el madrigal se vieron obligados a remodelar su parcela ofensiva. Roberto Soldado, Cédric Bakambu y a última hora Adrián López llegaron como refuerzos para el ataque, formando junto a Leo Baptistao, que llegó cedido desde el Vicente Calderón, una de las mejores delanteras de nuestra Liga.

Junto a los citados jugadores, el Villarreal también a incorporado a Samu Castillejo y Samu García desde el Málaga para reforzar sus bandas, al exbarcelonista Denis Suárez, a Víctor Ruiz (cuyos derechos fueron comprados al Valencia) y al también defensa Daniele Bonera, que llega libre.