La sombra de Marcelino García Toral en el Valencia CF va a ser muy alargada. Pese a los esfuerzos de Peter Lim, dueño del cuadro che, y Anil Murthy, presidente de los blanquinegros, por ensombrecer el legado del asturiano en Mestalla, la afición recordará con mucho cariño al que ha sido su técnico hasta hace unos días. Él ha sido el principal responsable de devolver a los de la capital del Turia su gen competitivo.

2 temporadas han bastado para corroborar el increíble trabajo de Marcelino al frente del Valencia. 2 cursos en los que ha conseguido clasificar al plantel che a la mejor competición de clubes en el Viejo Continente, la Champions, además de devolverle la gloria de alzar un trofeo, la Copa del Rey. Un privilegio que el Valencia desconocía desde el año 2008, momento en el que se encontraba Ronald Koeman en el banquillo.

Todo hace indicar que la tormentosa situación que se vive en la actualidad en Mestalla no amainará hasta dentro de varios meses, dependiendo, claramente, de lo que suceda a lo largo de la presente campaña 2019-2020. La papeleta que tiene encima de su mesa Albert Celades, el encargado de reemplazar en el cargo a Marcelino, es más que curiosa al frente de un proyecto atractivo, pero complejo.

Su travesía en la escuadra blanquinegra ha arrancado con una dolorosa derrota en el Camp Nou frente al FC Barcelona, si bien es cierto que se presuponía que los culés serían capaces de aprovechar la convulsión vivida en el seno del Valencia. Igualmente, las tropas de Ernesto Valverde tenían ganas de revancha por lo sucedido a finales del mes de mayo en el Benito Villamarín. ¿Podrá Celades reconducir a sus jugadores durante el resto de la temporada?