¡Quién se lo iba a decir a Florentino Pérez! Su segundo galáctico, su fichaje más caro durante ocho años. Zinedine Zidane llegaba al Real Madrid en 2001 e hizo historia en el primer equipo durante los 5 años que estuvo como jugador. Después, desde que en enero de 2016 tomara las riendas del primer equipo, la está haciendo como entrenador, ya que suma nada menos que 7 títulos hasta la fecha.

Pero donde se nota también la mano del entrenador es en el hecho de que hasta su presidente ha cambiado su tradición de realizar cada verano al menos un fichaje de campanillas, una gran inversión que a veces se cerraba pronto y otras derivaba en un culebrón como el de Gareth Bale, cerrado a finales del periodo de traspasos de 2013.

Antes del galés fueron Mesut Özil, Luka Modric, Cristiano Ronaldo, Karim Benzema o Kaká entre otros. En 2014 llegaron Toni Kroos y James Rodríguez, y en 2015 lo hicieron Danilo o Mateo Kovacic, si bien ese verano la gran apuesta era David De Gea, que no llegó a concretarse en el último día de aquel mercado.

Sin embargo, en los dos últimos veranos se ha apostado por un perfil diferente. En 2016 se repescó a Álvaro Morata de la Juventus de Turín (30 M€) pero era una opción de recompra ya pactada. Y este año las inversiones se han centrado en Dani Ceballos (16,5 M€) y Theo Hernández (30 M€), dos jugadores que por ahora son suplentes, si bien se trata de grandes apuestas de futuro.

Ya no necesita el combinado de Chamartín protagonizar veranos de sonados fichajes y largos culebrones, pues la plantilla de Zinedine Zidane es difícilmente mejorable por lo visto hasta ahora.