El Paris Saint Germain sigue trabajando para resolver algunos de los problemas que centran su actualidad. Si bien los galos han movido bastante bien sus filas durante el mercado de fichajes cerrando algunas salidas que no contaban como son los casos de Yuri Berchiche (Athletic de Bilbao) o Javier Pastore (Roma), otros de sus jugadores todavía tienen un futuro incierto. Especialmente significativo es el caso de Adrien Rabio, del que se viene hablando largo y tendido este verano.

Situado en el punto de mira del FC Barcelona desde hace mucho tiempo, los rumores a este respecto habían disminuido de un modo notable en los últimos días coincidiendo con el desembarco de Arturo Vidal a la escuadra de la ciudad condal. Con un contrato que expira el próximo mes de junio, el Paris Saint Germain debe tomar una decisión rápidamente: venderlo este verano para lograr un rendimiento económico por su marcha o ampliar su vinculación.

El deseo por parte del campeón de la Ligue 1 es la de lograr una ampliación, sobre todo porque se trata de un futbolista que gusta mucho ha Nasser Al-Khelaïfi. A fin de lograr su objetivo la entidad del Parque de los Príncipes le ha realizado una serie de ofertas muy interesantes desde el punto de vista económico… que han sido rechazadas. Y es que según destaca L’Equipe, no se trata de únicamente un problema financiero. En todo caso, desde las altas esferas parisinas se han mostrado firmes: no venderán al jugador y estarían dispuestos a ver como se marcha gratis el próximo verano. El internacional podría incluso pasar una temporada entera viendo los choques desde el banquillo o las gradas si no acepta una extensión. Asunto a seguir.