Inmerso en la recta final de su contrato con el Tottenham, el centrocampista danés Christian Eriksen se ha convertido en uno de los grandes anhelos del Real Madrid. Los blancos, que valoran su fichaje desde hace ya varias temporadas, creen que el escenario actual resulta idóneo para lanzar sus redes sobre un futbolista que podría insuflar nuevos aires a su medular.

Lógicamente, los merengues no son los únicos que estudian su incorporación. De hecho, una información que hoy encontramos en el Daily Mail asegura que otro grande de Europa, el París Saint-Germain, también ha comenzado a dar pasos significativos para hacerse con sus servicios durante el inminente mercado invernal.

Según este rotativo, los parisinos ya han situado en el escaparate a dos jugadores que no entran en los planes de Thomas Tuchel, el argentino Leandro Paredes y el alemán Julian Draxler. Con su marcha, los del Parque de los Príncipes pretenden aligerar su plantilla y obtener una importante cantidad de dinero con la que financiar el fichaje de Eriksen.

Ya que los spurs están casi obligados a dar salida a su pupilo en enero, para evitar que se marche en verano sin dejar ni un solo euro en las arcas, queda claro que el próximo destino del ex del Ajax de Ámsterdam quedará determinado tanto por la cantidad que puedan llegar a ofrecer sus pretendientes como por los propios deseos del futbolista, quien, en este sentido, nunca ha escondido su deseo de recalar en el Santiago Bernabéu.