El PSG sigue atento a las diferentes opciones que el mercado de fichajes le ofrece con vistas a mejorar su plantilla, porque la escuadra francesa cuenta con algunas carencias que quiere resolver. Y por eso desde Francia se insiste a menudo en que el combinado galo quiere hacerse con un nuevo portero.

Porque no termina de convencer del todo Alphonse Areola a Thomas Tuchel, de manera que los galos quieren aprovechar estas últimas semanas de mercado. Y de momento se estudian dos vías diferentes para reforzar esa última línea, las de dos porteros.

El primero, tal y como afirma La Gazzetta dello Sport, es Gianluigi Donnarumma, si bien las exigencias del AC Milan por su joven arquero son muy altas. Porque lo han tasado en unos 50 M€ y las ofertas de los campeones de la Ligue 1 se mueven entre los 20 y los 30 M€.

Otro arquero más asequible sería Anthony Lopes, portugués de 28 años que ha entrado en su última temporada de contrato con el Olympique de Lyon. De manera que podría ser un objetivo de bajo coste.