«No cerramos puertas a ningún jugador, aunque ahora no hay nada, y si lo hubiera, no lo explicaríamos». En las últimas horas, el presidente del FC Barcelona, Josep María Bartomeu, ha dejado claro que el cuadro catalán no renuncia al fichaje del otro gran talento del Ajax de Ámsterdam, el central Matthijs de Ligt.

Al igual que ocurrió con Frenkie de Jong, para poder cerrar su contratación, los azulgranas tendrán que verse las caras con clubes de la talla de Juventus y Manchester City y con el que es, hoy por hoy, su gran enemigo en esta parcela, el París Saint-Germain. Los galos, que están especialmente dolidos por el desembarco del citado De Jong en el Camp Nou, quieren atar al zaguero a toda costa para así vengarse, de algún modo, del combinado catalán.

A día de hoy, los parisinos parecen cerca de salirse con la suya. De hecho, en declaraciones de las que se hace eco Sport, el periodista holandés del diario De Telegraaf, Marcel van der Kraan, ha asegurado: «Solo los cinco grandes pueden competir por jugadores como este, pero creemos en De Telegraaf que el PSG ahora se encuentra en la primera posición después de perder a Frenkie de Jong».

Aunque tras invertir 75 M€ (más otros 11 M€ en variables) en De Jong, el Barça no goza ya de un gran margen económico, los culés aún pueden aferrarse al mismo factor que ya decantó el desembarco del mediocentro, el no escondido deseo de De Ligt de recalar en la entidad barcelonista. «Todos querrían ir al Barcelona», espetó recientemente.