Comienza a correr el reloj en contra del PSG, quien tiene que descifrar cómo copará el déficit incurrido en su Fair Play Financiero para cumplir las expectativas de la UEFA si no quiere ser sancionado por el organismo europeo. De hecho, y como recuerda Marca, hoy se reúne la Comisión de la UEFA encargada de su caso y quien sacará conclusiones respecto a cualquier tipo de irregularidad económica incurrida por el club parisino.

El futuro del conjunto parisino se emplaza en un periodo en el que tendrá que rendir cuentas de su despilfarro de millones y, para cuadrar las cuentas, estará obligado a inquerir en ventas, ya sean deseadas o no. De esta forma, y según ha informado Le Parisien, el club manifestaría la consensuada decisión tomada respecto al futuro de Gonçalo Guedes, al que habrían decidido vender al Valencia a cambio de 40 M€.

Esta decisión se recibiría con los brazos abiertos en la entidad de Mestalla, habiendo surgido efectiva la presión por todas las partes y viéndose respaldado por la buena relación de Peter Lim con el máximo mandatario del PSG, Nasser Al-Khelaïfi, quien solo exigiría 10 M€ más a su inversión anterior cuando este compró al futbolista al Benfica.

Con el ferviente deseo de que se confirme esta actuación y Guedes pase a ser propiedad del Valencia antes del próximo 30 de junio, el PSG habría optado por esta vía ante las distintas dificultades que plantean otras operaciones con sus miembros actuales de la plantilla, donde sus descartes no generarían, antes de esta fecha, el requisito económico que marcaría la UEFA.