La salida de Claudio Bravo del FC Barcelona en 2016 no fue como el portero chileno esperaba, ya que quiso cambar de aires para tener minutos y se encontró teniendo cada vez menos protagonismo en el Manchester City, donde claramente esta temporada ha sido suplente de Ederson.

El hecho de que Chile tampoco lograra el billete para el Mundial de Rusia, ha provocado que en los últimos meses la carrera de este gran cancerbero, pieza clave de las dos Ligas conquistadas por Luis Enrique en el conjunto azulgrana, se haya visto un tanto frenada.

El guardameta tiene 34 años, una edad en la que los porteros todavía tienen muchas cosas que decir, y es lo que pretende hacer el ex de la Real Sociedad. De forma que, según explica el medio La Cuarta, hay dos clubes europeos de primer nivel que lo pretenden.

Hablamos de PSG y Nápoles, tal y como ha confirmado a este medio una fuente cercana al portero: «Si Bravo se va de Inglaterra se iría a un club tan importante como el City, con pretensiones de lograr títulos. En ese sentido, la opción del PSG le atrae mucho, porque se está haciendo un gran proyecto en esa institución. Hace tiempo que lo están siguiendo y ya en el pasado hubo algunos sondeos para tenerlo».