Nuevo asalto entre los dos clubes con mayor potencial en Francia. Con un proyecto deportivo totalmente distinto, pero con un curso de situación que ha logrado dirigir sus miradas hacia un objetivo común por el cual han preguntado gran cantidad de equipos europeos ante la oportunidad que representa su condición, puesto que termina contrato esta temporada.

Tal sería el caso de Maoruane Fellaini, cuya puja es una de las que cuenta con mayor representación de clubes para este próximo mercado. El centrocampista del Manchester United descartó su renovación con los red devils ante la insuficiente apuesta tanto deportiva como económica del club, y ya busca nuevos retos lejos de Old Trafford. Con ofertas de Turquía e Italia, ahora nacería desde Francia un suculento interés por los dos grandes púgiles de la competición.

PSG y Mónaco frente a frente

El PSG ha contado habitualmente con una caza deportiva donde el dinero siempre ha hecho acto de presencia en sus objetivos, por lo que a cuenta gotas se contabilizan los traspasos sin desembolso alguno de los parisinos, destacando la última incorporación en invierno, Lassana Diarra. No obstante, la superpoblación que presenta actualmente en el centro del campo, unido al descalabro del proyecto, cuyo foco principal está en la UEFA Champions League, está llamado a representar un profundo cambio que podría tener en el belga a una de sus figuras. Para esto, contaría con la fuerte competencia del conjunto monegasco.

Según ha señalado el diario La Dernière Heure, el Mónaco quiere presentar batalla por Fellaini. Acostumbrado a fichajes de una juventud manifiesta y con proyección de estrella, el equipo del Principado tendría al belga como una oportunidad que ofrece el mercado que bien vale aprovechar a pesar de los 30 años del futbolista. Además, en un hipotético cambio de aires de Fabinho, uno de los talentos más cotizados del club, el mediocentro jugaría un papel importante como relevo directo en su ausencia.

Aunque aún no se ha pronunciado al respecto de cuál será el destino final, esta decisión podría demorarse hasta después de la disputa del Mundial de Rusia, donde el futbolista pueda valorar, sin ninguna distracción, los pros y las contras del nuevo paso en su trayectoria profesional.