Tjierry Henry lo ha conseguido. Después de varias semanas de rumores, aprovechando que acababa su contrato con el Chelsea en verano, el Mónaco ha logrado el fichaje de Cesc Fàbregas, centrocampista de 21 años que se compromete ahora por tres temporadas y media, hasta 2022.

Llegado a la disciplina de los blues desde el FC Barcelona en 2014, donde fue de más a menos, el de Arenys de Mar, campeón del mundo con España en 2010, ha sido pieza importante de la escuadra londinense. Con ella ha conquistado la Premier League en dos ocasiones: 2015 con José Mourinho y 2017 de la mano de Antonio Conte.

Ahora desembarca en la escuadra del Principado, que se encuentra en horas bajas tras ver cómo el ilusionante proyecto emprendido el pasado verano se ha tornado en una lucha por no perder la categoría en Francia. Fàbregas deberá aportar su experiencia, calidad y visión de juego en la medular para ayudar a su ex compañero del Arsenal y ahora entrenador a sacar del pozo a los campeones de 2017.