El Real Madrid ha alcanzado un acuerdo con el PSG para el aterrizaje de Keylor Navas en el vigente campeón de la Ligue 1. El portero titular durante el primer periplo de Zinedine Zidane en Concha Espina abandona el barco merengue, ya que no quería ser suplente y permanecer a la sombra de Thibaut Courtois. Se compromete con los galos hasta junio de 2023.

El míster francés ha apostado por el belga para ser el guardián de la meta blanca, por lo que el ex del Levante UD ha tomado la decisión de unirse al proyecto encabezado por Thomas Tuchel. Sin duda, Keylor ha sido un profesional como la copa de un pino durante su estancia en la capital de nuestro país. Y razones ha tenido para pronunciarse públicamente a raíz de varias decisiones que han ido claramente en su contra.

Dicho lo cual, ha sido uno de los grandes artífices en la consecución de las 3 Champions de forma consecutiva. El tico ha demostrado su liderazgo bajo palos, donde se mueve como un auténtico felino merced a unos reflejos y una agilidad que permiten que sea un cancerbero muy difícil de batir en cualquier circunstancia. Quizá tenga el hándicap del juego aéreo, una cuestión directamente relacionada con su estatura (sale perdiendo, como es lógico, en la comparativa con Courtois).

Elegante y señorial dentro y fuera del campo, Navas afronta la que, probablemente, será su última etapa en un grande del Viejo Continente durante su trayectoria. Llegó al Real Madrid siendo la revelación de nuestra Liga tras firmar un curso de ensueño en Orriols, donde la afición granota recuerda con cariño y admiración la figura del costarricense. Keylor se marcha a París para engrandecer su legado, dado que el PSG quiere iniciar el asalto de una de las competiciones por excelencia del arquero: la Champions. ¿Será capaz de añadir a su increíble currículum la consecución de la ’orejona’ con los galos?