Uno de los culebrones del verano ha llegado a su fin. Mauro Icardi, que no entraba en los planes de Antonio Conte en el Inter de Milán, se marcha al PSG en calidad de cedido (con opción de compra). De todos modos, ha renovado con la escuadra nerazzurri hasta 2022 antes de desplazarse a la capital gala. Se trata de un refuerzo de garantías para el vigente campeón de la Ligue 1, que desea afrontar de una vez por todas el objetivo de conquistar la Champions.

Es evidente que Icardi, de 26 años, tiene un olfato goleador de killer, si bien es cierto que su último curso en la escuadra nerazzurri ha sido realmente para olvidar. Por tanto, su propósito será recuperar su mejor versión en la capital gala, donde se juntará en la parcela ofensiva con Edinson Cavani, Kylian Mbappé y Neymar (sin pasar por alto la presencia de Ángel Di María).

Conte está más que satisfecho con la llegada de Romelu Lukaku al Inter de Milán, donde el belga está respondiendo a las mil maravillas con 2 dianas en los 2 primeros compromisos de la Serie A. Por su parte, Icardi afrontará con entusiasmo y optimismo un periplo que se antoja más que interesante en la entidad del Parque de los Príncipes.

Mauro Icardi ha demostrado con creces que puede ser uno de los mejores delanteros del planeta, especialmente si se centra en rendir por completo en el terreno de juego. Es posible que le hayan pasado factura ciertos aspectos extradeportivos, una cuestión que le ha impedido tener la ocasión de permanecer en el Inter de Conte. El PSG tiene nueva referencia ofensiva con el de Rosario.