Desde que Antero Henrique anunciara que estaba apartado del primer equipo, Thomas Tuchel se desmarcó veladamente de esa decisión y nunca le cerró las puertas. Y ahora que el director deportivo del PSG ha perdido peso tras lo acontecido en enero, el entrenador alemán puede salirse con la suya.

El único fichaje de Leandro Paredes, unida a la sensible baja de larga duración de Neymar, ha provocado que el técnico de la escuadra francesa pida su vuelta. El ex del Borussia de Dortmund considera que Adrien Rabiot puede serle de suma importancia en el tramo decisivo de la temporada.

Como cuenta este sábado L’Equipe, en el Parque de los Príncipes tienen claro que el jugador de 23 años no renovará. Pero las circunstancias mandan, y tras haber disputado ya 19 encuentros (2 goles) este curso a un buen nivel, su regreso está más cerca que nunca de concretarse.

Estos son los argumentos expuestos por Tuchel, a quien le vendría bien su concurso pensando especialmente en esa eliminatoria de Liga de Campeones ante el Manchester United. Falta poco para la misma así que su vuelta debe producirse cuanto antes.