A sus apenas 20 años, el delantero Pablo Sabbag se ha convertido en uno de los grandes nombres propios a seguir en Colombia. Cedido el pasado curso en el modesto Orsomarso, el potente y espigado goleador nacido en Barranquilla regresó a la disciplina de un Deportivo Cali donde ya está dando muestras de su valía.

Con un perfil diferente al que exhiben otros delanteros colombianos que han triunfado en nuestro continente como Radamel Falcao o Carlos Bacca , este delantero de 187 cuenta con un estilo mucho más “europeo” que el de sus compatriotas, lo que supone un notable valor añadido. En contacto con su agente Helmuth Wennin, éste nos relata que «No soy técnico pero pienso que es un 9 al estilo alemán, un tanque con muchísimo talento. Es un delantero diferente a los que estamos acostumbrados en Colombia, utiliza muy bien su estatura y biotipo. Es muy fuerte, sus remates son como unos misiles y tiene ese olfato goleador con el cual, se nace o no se tiene».

Amigo de otro de los delanteros con mayor porvenir del fútbol colombiano, y recientemente fichado por River Plate Rafael Borré, el Jeque (apodo con el que se le conoce) «Proviene de un club aficionado de su ciudad natal, Atlético Colombia. Era una promesa que desarrolló su gran potencia en el Deportivo Cali, a base de mucho trabajo y dedicación, siempre apoyado por sus padres», nos relata Wennin. Aficionado a la música vallenata (sabe tocar el acordeón, la guitarra e incluso canta) y estudiante de administración de empresas destaca por su madurez pese a acabar de haber alcanzado la veintena.

Se trata de una madurez que también se nota cuando está en el terreno de juego. Potente, con una importante capacidad de sacrificio y oportunismo, Pablo Sabbag «es un chico con muchísimas cualidades pero, sin lugar a dudas, la que más destaco, además de su don de gente y calidad humana, es que es un trabajador incansable, a ratos hay que llamarle la atención para que también descanse porque quiere trabajar las 24 horas», según nos confirma su agente. Además, también añade que «Pienso que todos los jugadores sueñan con jugar en Europa y ojalá, en una de las ligas top, Inglaterra, Alemania, España o Italia. Y obviamente no hay jugador que no sueñe con jugar en su selección nacional. Creo que, con calma, Pablo va a llegar muy lejos». No cabe duda que habrá que seguir con mucha atención las evoluciones de este futbolista que dará mucho que hablar muy pronto.