Atlético de Madrid y Juventus de Turín afrontaban una nueva prueba de pretemporada, duelo correspondiente a la International Champions Cup. El conjunto liderado por Maurizio Sarri dispuso de la primera gran ocasión del encuentro antes de llegar al cuarto de hora del primer acto. Miralem Pjanić colgó un saque de esquina que fue rematado a la perfección por Giorgio Chiellini, pero su golpeo fue repelido de manera fantástica por Jan Oblak.

Siguió probando fortuna la Vecchia Signora durante los siguientes minutos, pero la mayoría de sus intentos acababan siendo frenados por la siempre inexpugnable zaga rojiblanca. De hecho, el conjunto colchonero estuvo cerca de tomar ventaja en el luminoso en su primer acercamiento al área de Wojciech Szczęsny. Tras un rechace, el cuero fue a parar a las botas de Koke Resurrección, aunque Alex Sandro fue capaz de desviar el peligro bajo palos cuando su cancerbero estaba batido.

Habría que esperar a la siguiente acción para que el Atleti perforara el fondo de las mallas de la escuadra bianconeri. João Félix, previo envío desde el costado diestro de Kieran Trippier, ejecutaría un certero remate que fue desviado ligeramente por Thomas Lemar. Era casi la primera incursión del ex del Benfica en el envite, un futbolista que minutos más tarde encabezaría un contraataque que no pudo aprovechar Álvaro Morata por la intercepción de Chiellini.

La Juventus tendría la convicción necesaria para devolver las tablas al marcador a la media hora de juego, todo ello merced a un gran disparo cruzado desde la frontal del área de Sami Khedira. Aun así, el Atlético de Madrid no se achicaría y, después de un maravilloso pase en largo de Lemar, João Félix volvería a superar a Szczęsny gracias, en buena medida, a un desmarque y una definición de auténtico killer.

Gonzalo Higuaín y Cristiano Ronaldo lo intentaron antes del descanso, pero no estuvieron precisamente acertados. Tras la reanudación, Douglas Costa vería cómo su chut, una vez que rebotó en José María Giménez, se toparía con la madera de la portería custodiada por Oblak. El ’Pipita’ volvería a tener una oportunidad dentro del área, pero algo escorado, por lo que su disparo se marcharía un poco desviado. Adrien Rabiot demostraría la calidad de golpeo que posee desde fuera del área, pero su lanzamiento chocaría directamente con el poste de la meta colchonera.

La acción más dura del encuentro la protagonizó Renan Lodi con Federico Bernardeschi, quien permaneció unos instantes dolido en el césped con motivo de la entrada del lateral del Atleti. Ángel Correa pretendería poco después conectar con Diego Costa, si bien es cierto que Mattia De Sciglio anduvo rápido al corte para ceder el esférico a Gianluigi Buffon. Igualmente, la primera cartulina amarilla del partido la sufriría Vitolo Machín, todo ello tras su deseo de frenar a Paulo Dybala.

Rodrigo Riquelme demostró el desparpajo que tiene con un chut un tanto lejano, pero cuya trayectoria estuvo a punto de ir teledirigida hacia la escuadra de la meta de Buffon. Dybala dispondría de dos ocasiones prácticamente consecutivas que irían a parar a las manos de Oblak, al tiempo que Bernardeschi también buscó el empate, pero su remate se marchó por encima del travesaño. La réplica la tendría Correa, pero Leonardo Bonucci estuvo imperial para alejar el peligro de sus dominios.

Mario Hermoso, que previamente había cometido un error en la salida del cuero desde atrás, realizó 2 cortes providenciales a sendos remates de Cuadrado y Bernardeschi, que estaban prácticamente solos para superar a Oblak. Una ocasión muy clara la tendría una vez más Dybala, pero el cancerbero esloveno fue capaz de mantener la compostura y el equilibrio para impedir que el golpeo de ’La Joya’ perforara el fondo de las mallas de su portería. El Atleti consiguió detener el aluvión de acometidas de la Juventus en los compases decisivos del compromiso, llevándose de este modo el triunfo por la mínima (2-1).