El pasado verano, tras sacar un gran partido a su cesión en el Olympique de Marsella (34 partidos oficiales, 21 goles), el delantero galo Bafetimbi Gomis puso fin a su relación con el Swansea City y decidió aceptar la propuesta del Galatasaray, un conjunto que le ofrecía la oportunidad de ganar un buen sueldo en una liga sin duda sometida a menores exigencias.

Aunque su desembarco en tierras turcas podría interpretarse como una forme de ir cerrando su trayectoria profesional sin demasiados sobresaltos, lo cierto es que el futbolista se ha tomado muy en serio su nueva etapa y se ha erigido en, sin duda, una de las grandes sorpresas de la temporada.

A día de hoy, tras casi tres cuartos de curso completados, el delantero figura como segundo máximo goleador de las principales ligas del entorno europeo (con 25 goles en 24 partidos). Solo otro viejo rockero, el canarinho Jonas (Benfica), ha alcanzado esta fase de la campaña con unos registros mejores (31 en 26), por lo que en estos momentos, en esa honorífica lista, el de La Seyne-sur-Mer puede presumir de estar por delante de los Edinson Cavani, Ciro Immobile, Lionel Messi, Harry Kane o Robert Lewandowski.

Lógicamente, nada tiene que ver el nivel de la liga turca con el de torneos tan competitivos como la Premier, la Serie A o la Liga española, pero no cabe duda de que el nivel que viene exhibiendo este poderoso delantero de 32 años está muy por encima de lo esperado. De hecho, pase ya lo que pase, la campaña 2017-2018, será la más prolífica de su carrera (hasta ahora su mejor registro en torneos de liga eran los 20 tantos sumados el pasado año con el Marsella).

Aunque no parece que Didier Deschamps vaya acordarse de un futbolista cuya última internacionalidad data de junio de 2013, parece claro que si es capaz de mantener esta línea en lo que resta de campaña, su presencia en la convocatoria para el próximo Mundial de Rusia no sería tan descabellada. Basta con comprobar que Oliver Giroud apenas lleva cuatro goles en Liga en lo que llevamos de curso; Alexandre Lacazette y Anthony Martial, nueve, y el incuestionable Kylian Mbappé, once, para entenderlo...