Protagonista de una brillante goleada frente a Lituania por 5-1, Portugal se prepara para defender su título de campeón continental en la Eurocopa 2020. Segundo en el Grupo B a cinco puntos de Ucrania y uno sobre Serbia (aunque con un partido menos), la selección entrenada por Fernando Santos ha tenido un buen parón internacional después de su victoria por 4-2 ante Serbia. Pero ayer, el éxito luso se puede resumir en un nombre propio: Cristiano Ronaldo. Autor de un póker, el número 7 vive un momento descomunal.

Con 93 goles marcados con su selección en todas las competiciones, CR7 sigue escribiendo la historia. Actualmente el portugués se ha convertido en el máximo goleador en la historia de las clasificaciones en la Euro. Con 25 tantos en su cuenta, el luso está ahora por delante del irlandés Robbie Keane (23). Además, con su cuádruple anotación ante Lituania -el segundo con la Seleção Das Quinas- el cinco veces Balón de Oro es el jugador en activo con más goles marcados con su selección y está a solo 16 del récord histórico del iraní Ali Daei (109).

Como buen competidor, el luso intentará superar este récord, si bien la distancia es notable. Máximo goleador de la historia de su selección, el Real Madrid y la Liga de Campeones, el ímpetu de Cristiano Ronaldo no se frena. Ovacionado cuando dejó el campo en el minuto 80, el jugador de la Juventus recibió un bonito homenaje por parte de su entrenador Fernando Santos. «No hay estadio del mundo donde Ronaldo no sea aplaudido. Es el mejor del mundo. Fuimos a París para mi primer partido con la selección. Había miles de personas gritando “Ronaldo” frente a nuestro hotel mientras la calle de enfrente estaba desierta. Un jugador siempre depende de un equipo. Y cuando el equipo lo ayuda, Cristiano hace este tipo de cosas».

«Estoy pasando un buen momento, pero el equipo también ha sido muy bueno. Estoy feliz de poder aprovechar este momento, no porque haya marcado, sino porque hemos mostrado un buen nivel en los últimos años. Quiero seguir ayudando a la selección. Lo más difícil fue ganar en Serbia y lo logramos. Era necesario confirmar este importante éxito. Estamos cerca (de la clasificación). Todavía tenemos dos partidos y, si ganamos uno, creo que será suficiente». Feliz, Cristiano Ronaldo no dudó en hablar del Balón de Oro cuando fue consultado a este respecto. «Como digo a menudo, no vivo pensando en recompensas individuales. Esto es solo una consecuencia de lo que ganamos colectivamente. Pero es agradable, no te voy a mentir». No hay duda.