Brasil derribó al fin su última frontera futbolística. Tuvo que ser en casa, en Maracaná y ante Alemania, protagonista de su peor pesadilla hace 2 años. Pero la canarinha al fin tiene su ansiado Oro olímpico, el último título que le faltaba al país con más cetros mundiales. El equipo liderado por Neymar lograba esta hazaña en Río de Janeiro, secundado por jugadores como Gabriel Jesus (nuevo fichaje del Manchester City) o Gabigol.

Precisamente el delantero del Santos ha sido uno de los nombres propios del verano. Manchester United, Juventus, Inter de Milán o Leicester City lo han seguido, y parece que el club nerazzurro será el que ha ganado la puja finalmente. Pero otros de sus compañeros en Brasil también han acumulado admiradores de primer nivel.

Luan, que ha sido relacionado con el FC Barcelona; Thiago Maia, en la agenda del Chelsea; Rodrigo Caio (Sevilla o FC Barcelona lo han pretendido, pero parece que pondrá rumbo al AC Milan) o Zeca, son algunas de las estrellas brasileñas que salen del campeonato con más caché. Pero en otros países hemos visto también a nuevas figuras destacar.

Serge Gnabry, que pertenece al Arsenal, Jeremy Toljan del Hoffenheim, por quien han peleado Juventus de Turín y PSG, según nuestras informaciones. De su mismo equipo es también Nicklas Süle, y no nos podemos olvidar del prometedor Max Meyer, otro que brilló en Brasil. Por último tenemos a otros países como Nigeria, donde brillaron Abdullahi Shehu, Okechukwu Azubuike y Sadiq Umar.