2017 ha sido un año de muchos acontecimientos, algunos previstos y otros inesperados, en el mundo del fútbol. Por eso hemos querido hacer un repaso de los grandes protagonistas, individuales y colectivos, que nos dejan estos 365 días que acaban de concluir en el deporte rey.

Cristiano Ronaldo da alcance a Lionel Messi

El ganador de The Best y el Balón de Oro logró el reto que se propuso de alcanzar al delantero del FC Barcelona, al que igualó en Champions League conquistadas (4) y Balones de Oro (5). Curiosamente el argentino empató también con el luso al ganar su cuarta Bota de Oro, de manera que ambos siguen en lo más alto del fútbol mundial, como ha sucedido en la última década.

El portugués fue el gran artífice de los éxitos logrados por su equipo en 2017, con un espectacular final de Liga marcando goles decisivos, así como su gran sprint final goleador en Champions League. Sus dianas ante Bayern Múnich, Atlético de Madrid y Juventus de Turín sirvieron para que los merengues alzaran su duodécima Copa de Europa.


José Mourinho lleva al Manchester United a la senda de los títulos

Los diablos rojos conquistaron la Europa League y se metieron en la Champions por la que quizás es la vía más complicada. El preparador luso tomaba las riendas de todo un grande como es el club de Old Trafford y poco a poco lo llevó de nuevo al éxito al conquistar este torneo en mayo.

La Premier fue para el Chelsea, la FA Cup para el Arsenal, y pese a su irregular temporada en estas competiciones domésticas, el cuadro mancuniano logró reponerse y sumar un nuevo entorchado europeo a sus vitrinas.

Kylian Mbappé hipnotiza al planeta fútbol

Cuando nos preguntábamos quién sería capaz de suceder a Cristiano Ronaldo y Lionel Messi en lo más alto del fútbol mundial, apareció en Francia un joven delantero de 18 años que, recordando en sus actuaciones a Thierry Henry, no paró de golear con el Mónaco en la recta final de la temporada pasada, en partidos y escenarios de primer nivel tanto en la Ligue 1 como en la Champions League.

Marcó goles de todas las formas, y en verano se convertía en el objeto de deseo más preciado, hasta que el PSG acabó por imponerse en la puja, convirtiéndolo en el segundo fichaje más caro de la historia. En la capital francesa ha seguido goleando y por ahora parece no tener techo. Cuando se escriba su biografía, se dirá que fue en 2017 cuando el planeta fútbol cayó rendido a sus pies.

La Serie A recupera su poder en el mercado de fichajes

En el 2017 también vimos cómo las grandes escuadras de Italia volvían a llevar la iniciativa en el mercado de fichajes, con grandes apuestas e incorporaciones de renombre. El AC Milan fue sin duda el gran protagonista con fichajes como los de Leonardo Bonucci, Adré Silva, Hakan Calhanoglu, Ricardo Rodríguez… Pero las cosas no han ido como se esperaba en el club de San Siro.

Su vecino, el Inter de Milán, ha tenido más éxito hasta ahora en sus apuestas, con fichajes de menor lustre como Borja Valero o Milan Skriniar, pero que han dado mejores resultados. También la Juventus de Turín, tras ganar su sexto Scudetto consecutivo, cerraba fichajes importantes como los de Blaise Matuidi, Douglas Costa o Federico Bernardeschi, para seguir defendiendo su hegemonía en Italia.

Ernesto Valverde cambia la cara del FC Barcelona

Aunque el año ha acabado bien para el cuadro culé, si ha sido el más exitoso en la historia de su gran rival obviamente no ha podido ser bueno en global para la escuadra catalana. La remontada ante el PSG, la victoria en abril en el Santiago Bernabéu y la consecución de la Copa del Rey fueron las tres noches alegres de los azulgranas en la primera parte del curso, antes de la salida de Luis Enrique.

Después vino un verano muy complicado con la fuga de Neymar, los grandes objetivos que no se concretaban (Belleri, Verratti, Coutinho…), la derrota en la Supercopa ante el Real Madrid, la lesión de Ousmane Dembélé nada más debutar… Un panorama desolador al que ha dado la vuelta un hombre: Ernesto Valverde. El nuevo entrenador, con su talante sereno y cabal, ha conseguido que el cuadro culé lidere con autoridad la Liga y esté imbatido desde agosto. Un lavado de cara por el que pocos apostaban, y que ha logrado en apenas unos meses hasta obtener un equipo que, sin grandes destellos, es fiable y ganador.

Artículos relacionados:

- Los grandes protagonistas del 2017 (1/2)