A sus 38 años, Samuel Eto’o ha decidido poner fin a su carrera. El Catar Sports Club ha sido el último destino en la trayectoria profesional de este delantero. Uno de los mejores goleadores que han pasado por la Liga española en estas dos décadas de siglo XXI y un delantero que ya es historia y leyenda del fútbol.

Su palmarés ha sido impresionante, forjado desde sus inicios profesionales en un Real Madrid con el que debutó pero que hubo de darle salida en plena era galáctica. De ahí fue al Real Mallorca, donde verdaderamente explotó como un excelente delantero y ganó la inolvidable Copa del Rey de 2003. Fue capaz de convencer a Florentino Pérez para que lo dejara ir al FC Barcelona… al que ayudó a renacer de sus cenizas.

Junto a Ronaldinho, sostuvieron el peso ofensivo de ese equipo de Frank Rijkaard que devolvió a la escuadra catalana la alegría perdida tras el añorado Dream Team. El camerunés era el hombre gol de ese equipo, tan importante o más que el brasileño, lo que a la postre fue el principio del fin de esa era con su distanciamiento. Y sirvió de puente a la etapa dorada de Pep Guardiola, contribuyendo al Triplete de 2009, entre otras cosas anotando en la final de Roma. Es junto a Lionel Messi el único jugador de la entidad que ha marcado en más de 1 final de la Liga de Campeones.

Fueron esos sus mejores años como profesional, acompañados además de una interesante trayectoria en la selección de Camerún. Antes, en 2000, ganó el Oro en los Juegos Olímpicos de Sidney con su selección, para la que conquistaba en dos ocasiones la Copa de África de Naciones.

Su carrera, en la que intervinieron personas clave como Luis Aragonés, no estuvo exenta de polémicas. Ya en el cuadro culé tuvo gestos y declaraciones controvertidas, como su famosa celebración de la Liga en 2005 al acordarse del Real Madrid. Su carácter competitivo en el campo tenía ese lado polémico que no gustó nada a Pep Guardiola. Pese a que su rendimiento era irreprochable, acabó por darle salida en el verano de 2009 al Inter de Milán. «Cuestión de feeling», dijo el de Santpedor en una de sus frases más recordadas y controvertidas.

En Italia se tomó la revancha, y fue clave para que ese equipo entrenado por José Mourinho lograra otro Triplete. Dos consecutivos en su carrera, ahí es nada. Aunque desde entonces, en este tiempo, su trayectoria comenzó a decaer. Anzhi, Everton, Sampdoria, Antalyaspor (donde tuvo más continuidad), Konyaspor y Catar SC han sido sus otros clubes. Ahora se pone fin a una trayectoria de ensueño, de un jugador polémico, competitivo y ganador. Un goleador de raza que se labró a base de trabajo un palmarés y un porvenir envidiables.