El centrocampista americano de 24 años Michael Bradley se convirtió en uno de los grandes protagonistas de la semana pasada merced al tremendo golazo que logró anotar con la selección de EEUU ante Escocia en la goleada de los suyos por 5-1.