Tras la destitución de André Vilas Boas en el ecuador de la temporada, nadie podía imaginar que el Chelsea iba a concluir la temporada con dos nuevos títulos. Sin embargo, amparado en un discutible, pero eficaz estilo de juego, el cuadro londinense terminó adjudicándose la FA Cup y la prestigiosa Champions League.

Pese a que los trofeos son un bálsamo para cualquier presidente, Roman Abramovich quiere que su equipo, además de victorias, ofrezca un estilo de juego mucho más atractivo para el espectador, y sabe que eso sólo se consigue con la llegada de jugadores que puedan aportar una nueva dosis de talento a su plantilla.

Por eso, tal y como relata el Daily Mirror, el magnate ya ha dado el visto buena a la contratación de un trío de futbolistas de enorme prestigio: el extremo belga Eden Hazard (Lille), el versátil atacante brasileño Hulk (Oporto) y el ariete colombiano Radamel Falcao (Atlético de Madrid).

Eso sí, lo que aún no ha decidido el dirigente es la identidad del técnico, ya que Roberto di Matteo no termina de convencerle y contratar a su gran anhelo, Pep Guardiola, es casi una misión imposible.