El zaguero Nathan Aké se ha convertido en uno de los grandes nombres propios de la temporada en la Premier League. El zaguero de 23 años, ya internacional con la selección holandesa en 8 oportunidades (1 gol) está mostrando un nivel sobresaliente con la elástica de un Bournemouth que pagó nada menos que 25 M€ el pasado verano al Chelsea por su fichaje después de una temporada y media de cesión.

A tenor de las distintas informaciones que se han venido publicando en Inglaterra durante los últimos días, el Chelsea alcanzó un pacto de caballeros con el citado Bournemouth que le permitiría recuperar al tulipán a cambio de 45,7 M€ el próximo verano si así lo considera. De cualquier modo, se antoja de una cantidad muy a tener en cuenta a la vista de la importante nómina de zagueros de la que dispone el técnico Maurizio Sarri.

Ahora, según publica The Telegraph, dos conjuntos están muy atentos a la futura decisión de la escuadra de Stamford. Concretamente, se trata de Manchester United y Tottenham, equipos que se han visto seducidos por las prestaciones del futbolista e intentarán cerrar su fichaje el próximo verano si el Chelsea no decide repescarle.

Mientras el rendimiento de Eric Bailly y Victor Lindelof en Old Trafford no convence al portugués José Mourinho, la salida del Toby Alderweireld del Tottenham el próximo verano es un hecho, motivo por el que los de Londres han convertido en prioridad la incorporación de un nuevo defensa que pueda ocupar su hueco.