Desde que comenzó a despuntar con el Bayer Leverkusen, el ariete Stefan Kiessling (29 años) ha sido vinculado, en multitud de ocasiones, con el Chelsea. Eso sí, hasta el momento, todos los acercamientos del cuadro londinense han sido fácilmente esquivados por la entidad alemana.

Aunque el contrato del futbolista se extiende hasta junio de 2015, la situación podría experimentar un cambio radical el próximo verano. Y es que, según relata el diario Metro, el jugador está tan desesperado por cambiar de aires que ha decidido presionar a la directiva para que le deje marchar en cuanto el mercado vuelva a abrir sus puertas.

La maniobra del atacante podría desembocar en una venta a bajo precio, ya que el club germano prefiere obtener algún tipo de beneficio con su salida antes que soportar a un futbolista descontento. De hecho, el citado rotativo señala que bastarán 6 millones de libras (6,8 M€) para que el negocio pueda cerrarse.

Comparado con dos de los grandes delanteros alemanes de los últimos tiempos -con Rudi Voller por su capacidad rematadora y con Jurgen Klinsmann por su aspecto físico- el atacante teutón acumula 17 goles en 31 partidos durante la presente campaña.