Hace justo un año, el centrocampista galo Tiemoué Bakayoko (24 años) decidió abandonar la disciplina del Chelsea para jugar como cedido en el AC Milan. El futbolista pretendía acumular los minutos que el por entonces técnico de la entidad londinense, el italiano Maurizo Sarri, no podía garantizarle.

Aunque su adaptación al fútbol italiano requirió de más tiempo del esperado, el mediocentro logró completar el proceso a tiempo y pudo cumplir su gran objetivo. Los 42 partidos oficiales acumulados a lo largo del curso (1 gol y 1 asistencia) son el fiel reflejo de que su trabajo dio finalmente los frutos anhelados.

Ya que su continuidad en San Siro dependía de la clasificación de los rossoneri para la próxima edición de la Champions League, el futbolista regresó hace unas semanas a Stamford Bridge con ilusiones renovadas. Y no solo por los méritos acumulados en el Calcio, en especial por el hecho de que los blues cuentan con un nuevo técnico, Frank Lampard, que tal vez podría hacerle hueco en sus planes.

En caso de que el preparador inglés no le abre las puertas, Bakayoko podrá valorar alguna de las propuestas que ya maneja. De hecho, una información de RMC ha asegurado en estas últimas horas que tres grandes clubes de la talla de París Saint-Germain, Manchester United y Arsenal estarían encantados de acogerle.