Con una derrota ante el Cardiff City (0-2) y una racha de apenas dos empates en las últimas cinco jornadas. Así despidió el Manchester United la temporada 2018-2019. El cuadro inglés, que arrancó el curso con enormes ilusiones, ha estado lejos de alcanzar las expectativas y ha bajado el telón sin levantar ningún título y con la clasificación para la próxima edición de la Europa League (ha finalizado en sexto puesto en Premier League) como principal éxito.

Lógicamente, la directiva no está en absoluto conforme con la trayectoria que viene describiendo su escuadra. Por ese motivo, desde hace ya varias semanas mantiene contactos con varios futbolistas que resultan del completo agrado de su técnico, el noruego Ole Gunnar Solskjaer.

Según cuenta el Daily Mirror, el gran anhelo de la entidad no es otro que Kalidou Koulibaly (27 años). Los diablos rojos han mostrado una evidente fragilidad defensiva a lo largo del curso (tal y como demuestra el hecho de que con 54 hayan sido el conjunto de la parte alta de la tabla que más goles ha encajado) y creen que por su experiencia acumulada y su poderío, el senegalés sería un excelente refuerzo. Eso sí, sacarle del Nápoles podría conllevar un desembolso considerable que supere, incluso, los más de 80 M€ que el Liverpool pagó por el, hasta ahora, defensa más caro de la historia, el holandés Virgil van Dijk.

También un esfuerzo importante exigirá el fichaje de otro de los principales deseos de Solskjaer, el ariete Nicolas Pépé. Autor de 21 goles y 12 asistencias en 39 partidos oficiales con el Lille, el marfileño podría tener un coste superior a los 50 M€. Con su fichaje, los de Old Trafford cubrirían la que parece cantada marcha del belga Romelu Lukaku.

Finalmente, el United hará todo lo posible por reclutar al lateral diestro inglés Aaron Wan-Bissaka (Crystal Palace, 21 años) y a los centrocampistas Declan Rice (West Ham United, 20) y Adrien Rabiot (PSG, 24). Los dos primeros requerirán del abonó de una cantidad que en ningún caso será baja; mientras que el tercero llegaría sin coste alguno tras poner punto y final a su actual contrato.