Bélgica tiene comprados todos los billetes para la próxima Eurocopa. Al igual que sucede con la selección española, el combinado nacional que entrena Roberto Martínez cuenta por victorias todos los choques que ha disputado en la fase de clasificación y su distancia con respecto al tercero de grupo (Kazajistán) es de nada menos que once puntos. Los diablos rojos ayer volvieron a exhibirse ante Escocia bajo la batuta de un excepcional Kevin de Bruyne.

Después de una complicada temporada 2018-2019 que estuvo marcada por una serie de lesiones que apenas le permitieron estar sobre el césped 1828 minutos distribuidos en 32 partidos (19 en Premier League), el futbolista del Manchester City recupera el tiempo perdido a base de buenas actuaciones. En la Premier League el belga ya ha entregado 5 asistencias y ha marcado un tanto en cuatro partidos. Ayer con su selección De Bruyne cerró la goleada de los suyos (4-0) después de dar tres asistencias en los primeros 23 minutos de juego. En total, el que fuera jugador del Chelsea acumula 2 goles y 8 asistencias en los últimos seis partidos disputados en todas las competiciones.

De cualquier modo, el jugador apuesta por la calma. «Estoy feliz de haber marcado, pero todos estuvimos bien esta noche. Comenzamos un poco tímidos antes del primer gol. Esta es una victoria colectiva, porque no dejamos espacio a nuestros rivales. Controlamos el juego de principio a fin y logramos marcar cuatro goles», reconoció De Bruyne en la televisión de su país después del choque.

Sin embargo, su entrenador Roberto Martínez se mostró mucho más satisfecho con el desempeño del jugador del Manchester City. «Para mí es el mejor creador de juego del mundo. Puede filtrar un pase decisivo antes de que nadie pueda verlo». Se trata de un cumplido que hará las delicias del jugador y previsiblemente comparta Pep Guardiola. Queda ahora por ver si su físico permitirá al futbolista convertirse en uno de los grandes nombres propios de la temporada tanto con el Manchester City como con su selección.