Tras firmar una curso 2016-2017 más bien decepcionante, el Arsenal se prepara para vivir una nueva temporada en la que el gran objetivo debe ser el de, al menos, recuperar su plaza en los puestos que dan acceso a la próxima edición de la Champions League.

Para lograrlo, el club ya ha cerrado el fichaje de varios futbolistas de primer nivel (Alexandre Lacazette y Sead Kolasinac) que, entre otras cosas, tendrán la oportunidad de lucir una segunda equipación que esta campaña destierra el amarillo y apuesta por un color totalmente diferente, el azul degradado.

La empresa que se encarga de diseñar las camisetas de los gunners desde la 2014-2015, Puma, ha decidido recupera un color que ya ha estado presente en las equipaciones de otros años, pero ha aportado como novedad el hecho de que el azul presente diferentes tonalidades.